Con la llegada del invierno y la baja de las temperaturas, nace la duda de cómo saber si mi perro es propenso a sentir frío y, en caso de serlo, cómo cuidarlo de las enfermedades asociadas a la época. En Aperro te explicaremos en qué debes fijarte y ante qué signos actuar.

Primero, para poder identificar si tu perro es o no susceptible al frío, debes prestar atención a tres características principales:

El tamaño del perr@

Es común ver perritos como los Chihuahua, Poodle Toy y Yorkshire Terrier temblar ante el más mínimo cambio de temperatura. Esto es porque los perros muy pequeños y con poco pelaje suelen tener un metabolismo alto y pierden calor con rapidez. Así que hay que tener especial cuidado con los cachupines que miden menos de 40 centímetros de altura a la cruz.

Dog Poodle Snow - Free photo on Pixabay

 

El largo del pelo

Sin importar el tamaño del cachupín, si su pelo es muy corto es poco probable que esté protegido del frío. Esto sucede especialmente con razas como el Galgo, Doberman, e incluso el Fox Terrier chileno, cuyo pelaje es corto y fino, exponiéndolos a la inclemencia del clima.

¿Tiene o no doble manto?

Los perros que presentan mayor resistencia al frío suelen tener dos o tres capas de pelo: una externa de pelos duros que los protege del sol y el agua, y un subpelo suave que regula la temperatura y evita que sufra de frío o calor. Dicho pelaje lo presentan razas como el Husky, Golden Retriever, Pastor Alemán y San Bernardo. Es importante preservar este manto, motivo por el que los expertos suelen desaconsejar rapar a estas razas, independiente de la época del año.

 

El mejor cepillo para gigante de los Pirineos | Mascotas

¡Siempre mirar los signos!

Sin importar las características físicas de tu perro, asegúrate de tener atención si acaso presenta signos de tener frío, entre los que se incluye:

  • Moverse con lentitud.
  • Temblar en exceso.
  • Respirar con lentitud.

¿Cómo puedo cuidar a mi perro del frío?

Si tu perro efectivamente es friolento, queda la duda de cómo cuidarlo de la hipotermia y las enfermedades. Para ello, desde Aperro te sugerimos:

  1. Evitar bañarlo con frecuencia: Lo recomendable es una vez al mes con agua tibia. Para mantenerlo limpio por más tiempo, se recomienda cepillar su pelaje a menudo, para así deshacerse de la piel muerta.
  2. Mantenerlo abrigado: Especialmente si duerme al exterior del hogar es importante protegerlo por medio de un refugio y un polerón. Además, en caso de que el cachupín sea propenso a sentir frío y las temperaturas sigan bajando, se recomienda permitirle el ingreso al hogar, especialmente durante la noche.
  3. Jugar y ejercitarse juntos: Ya sea por medio de paseos, juegos dentro de la casa o tirarle la pelota. Cualquier tipo de ejercicio que lo estimule lo hará entrar en calor y escapar las bajas temperaturas. No obstante, si el perro es mayor edad, hay que tener cuidado con la cantidad que tiempo de los paseos, pues es propenso a contraer enfermedades si se expone directamente al frío.
  4. Cuidarlo de la humedad: Seca las almohadillas de sus patas después de pasear. Para esto, puedes utilizar pañuelos desechables, toalla nova o una toalla vieja.
  5. Tener sus vacunas al día: Las vacunas son esenciales para prevenir enfermedades y mantener las defensas de tu cachupín altas. Puedes conocer la clínica veterinaria más cerca de tu ubicación en el sitio web de Aperro, junto con sus datos de contacto.

Puedes también optar por opciones económicas para abrigar a tu perrito: revisa el siguiente tutorial de cómo hacer un polerón para tu cachupín a partir de una prenda vieja, publicado por el canal de YouTube Miel House:

1 reply

Trackbacks & Pingbacks

  1. […] El invierno es una gran estación para sumergirse en nuevos mundos. Las historias, usualmente, suelen contarse desde el punto de vista de los seres humanos. Esperamos empatizar con sus historias de amor, tragedia y comedia. No obstante, a veces los protagonistas no somos nosotros, las personas, sino pequeños seres cuya comprensión de las situaciones difieren enormemente. Con necesidades y cosmovisiones distintas a las nuestras, pero no por ello menos fascinantes.  […]

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *