Este verano no sólo los humanos tendremos que aprender a conciliar las vacaciones con la pandemia y el agobiante uso de mascarillas bajo las olas de calor, sino que también se acercan las ocasionales que sufren nuestros amigos caninos: los golpes de calor, las quemaduras de patas, los problemas a la piel, la pérdida del apetito, entre otras crisis.

En Aperro te aconsejaremos cómo prevenir estos problemas, que pueden terminar siendo sumamente perjudiciales para la salud del perro, y así permitirles disfrutar el verano sin sufrir sus consecuencias.

Hay consejos que parecen evidentes, pero en los que siempre hay que tener ojo pues hacen la diferencia, como mantener a nuestras mascotas hidratadas y facilitarles espacios sombreados en el jardín o ingresarlos al hogar. El verano no sólo afecta a los seres vivos, sino que el agua también se evapora con facilidad, por lo que se recomienda cambiarla cuando se entibia y tener los platos siempre llenos. Además, los espacios sombreados y frescos son esenciales, ya sea una caseta, un árbol o bien permitirle el ingreso al hogar en las horas más calurosas.

¿Cuál es la hora más adecuada para salir?

Si bien solemos pasear a la hora que tengamos libre en nuestra agenda diaria, durante el verano tenemos que esforzarnos y adaptarnos a los horarios de los canes. A diferencia de los humanos, ellos no usan zapatos y son extremadamente propensos a quemarse las patas con el cemento caliente. Además, tal como nosotros, los perros corren el peligro de sufrir un shock de calor y graves daños a su piel.

Por ello, desde Aperro te recomendamos dar una vuelta bien temprano por la mañana, antes de las nueve, o cuando el sol empiece a menguar en la tarde, pasadas las siete.

Al consultar con la médico veterinaria y miembro de la Sociedad Latinoamericana de Dermatología Veterinaria, Sonia Anticevic, nos explicó que en verano “pierden el apetito por el exceso de calor y conviene más atrasar los horarios o adelantarlos. Levantarse bien temprano a darles de comer, o lo más tarde posible, cuando bajen las temperaturas. Lo mismo los paseos, sobre todo en los perros braquicefálicos”.

Los braquicefálicos son más propensos a tener problemas respiratorios y golpes de calor porque la conformación de su naso faringe es muy sensible a las altas temperaturas. Entre estos se encuentran el Bulldog Francés, el Pug, el Boston Terrier y el Pequinés.

¿Bloqueador para perro?

Así es, existen: hipoalergénicos y de marcas veterinarias, que venden sin necesidad de receta médica. Deben usarlos en verano al igual que los seres humanos, aproximadamente cada dos horas, especialmente los perros alérgicos. “Se ocupan principalmente cuando tenemos pacientes que tienen más fotosensibilidad. Pacientes de manto blanco o mucosas blancas”, indica Anticevic.

¿Cuánto ejercicio es recomendable?

Muchos disfrutamos hacer ejercicio y aún más junto a nuestros perros, pero todos tenemos un límite. Especialmente aquellos que no tienen genes deportistas.

Por este motivo, debemos estar atentos a no sobre exigirles, menos bajo temperaturas en las que existe la posibilidad de sufrir un shock de calor, donde incluso se pueden desmayar. Hay que tener mucho ojo con el jadeo, que aumenta progresivamente cuando se agitan. Si hacen deporte en parques que dispongan de espacios sombreados y bebederos, mejor aún.

¿Frente a qué señales debemos actuar?

Anticevic explica que no es que los perros contraigan todas las enfermedades en verano, pero sí se acentúan los signos clínicos. Por ejemplo, la dermatitis atópica inducida por el ambiente. “Esa es una enfermedad con una base alérgica y una base genética, que puede aparecer en cualquier época del año. Pero con el calor empeoran todos los signos clínicos”, dice la médica veterinaria.

¿Ante qué signos hay que tener el ojo abierto? Lo primero que aparece es el prurito, acompañado de mucha picazón; los lamidos constantes de los miembros anteriores, como las manos; pueden aparecer zonas alopécicas, sin pelo, alrededor de los ojos; enrojecimiento de la piel y otitis.

Ante la muestra de cualquiera de estos signos, no hay que dudar en acudir al veterinario para revisar al cachupín.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *